Luis Bermúdez Moscote, un guajiro que se ha esmerado por hacer las cosas bien
Luis Bermúdez Moscote, un guajiro que se ha esmerado por hacer las cosas bien.
-Publicidad-
-Publicidad-

Luis Bermúdez, uno de los hijos que representan con orgullo al corregimiento de La Punta de los Remedios, municipio de Dibulla, La Guajira, fue reconocido por el Comité Nacional de Incentivo del Sena como el mejor funcionario de carrera administrativa en el Servicio Nacional de Aprendizaje a nivel nacional.

Luis Antonio Bermúdez Moscote, estudió bachillerato en el legendario Liceo Nacional Almirante Padilla de Riohacha. Luego se graduó contador en la universidad de La Guajira, donde llegó a representar a los estudiantes en el Consejo Superior Universitario. Después hizo un magíster y una especialización en la Escuela Superior de Administración Pública en Bogotá.

La trayectoria de este ilustre guajiro incluye su ingreso laboral al Sena en el año 2019, logrando hacerse con la única vacante que se disputaban los concursantes de la convocatoria 436 del 2017. Desde entonces laboró como asesor grado 4 en la Dirección Administrativa y Financiera de la dirección general del Sena.

-Publicidad-

Luis Bermúdez Moscote, un guajiro que se ha esmerado por hacer las cosas bienPara Luis Bermúdez Moscote, el reconocimiento entregado por su labor en el Sena demuestra que su deseo de imponer la diferencia, ganándose el favor de compañeros y superiores, a la vez que “iba dejando en alto al departamento de La Guajira”.

“Los funcionarios del Sena son excelentes; impuse una diferencia gracias a la escuela de la vida, esa que adquirí gracias a mi cercanía con líderes emprendedores como Carlos Robles Julio, rector de la universidad de La Guajira, con Cesar Arismendi Morales y con el doctor Jorge Ballesteros Bernier. No obstante, mis mayores agradecimientos se los debo a José Luis González Crespo; hoy soy lo que soy gracias a él”, contó con alegría a La Guajira Hoy.

El carácter humilde y trabajador de este hijo de La Guajira, junto a su enorme agradecimiento con la vida, con Dios y con sus benefactores, le han hecho merecedor del reconocimiento nacional como un profesional intachable en su desempeño. Reconocimiento que es replicado por sus familiares, amigos, compañeros y conocidos en su tierra natal.

-Publicidad-