Una mirada a la organización requiere el balneario El Silencio, un espacio que sirve para integrar familias, ir de recogimiento y meditación.
-Publicidad-
-Publicidad-

Hacer turismo en El Silencio se ha convertido para los visitantes prácticamente en un desasosiego sobre todo en las horas pico, debido a la situación de encierro que no deja de incomodar a los habitantes de Los Hornitos.

Aseguran que el movimiento de los fines de semana es un caos, porque cuando los vehículos tratar de entrar y salir la situación es embarazosa debido a que no existe un sistema de vigilancia policial que ayude en optimizar el flujo y contra flujo en la movilidad.

-Publicidad-

No existe autoridad alguna que obligue a los conductores a usar las bahías y estacionamientos de manera correcta, debido a que generalmente llegan con tragos y hacen lo que les parece, lo que empeora la situación.

Los habitantes del sector y encargados de atender a los turistas, sugieren que para que se descongestione el tráfico en la zona, se hace necesario despejar El Silencio habilitando la calle dos, para que los conductores puedan circular por un costado de los predios de la finca La Frescoleta.

Balneario El Silencio, un sitio de aguas claras y cálidas, ubicado en el municipio de Distracción, sur de La Guajira.

Los propietarios de los predios por donde se proyectaría esta vía de descongestión, se han mostrado dispuestos a colaborar de manera solidaria y consciente para que se haga la apertura de la salida, ya que de esta manera se estimularía la llegada de más turistas y temporadistas al famoso balneario del sur de La Guajira.

Desde luego, la palabra la tiene ahora la administración municipal de Distracción para que evalúe la propuesta, la misma que los turistas y responsables del balneario esperan sea pronto para que este sector se reactive cuanto antes.