Comunidad Wayúu del asentamiento Nuevo Espinal, en jurisdicción del municipio de Barrancas, por sentencia obtuvieron el restitución de derechos territoriales en favor de la comunidad indígena Wayúu.

25 años después de la primera solicitud de constitución de su territorio como resguardo, la comunidad indígena Wayúu del asentamiento de Nuevo Espinal accedió a la formalización de su territorio colectivo, gracias al proceso de restitución de derechos territoriales promovido a su favor y al Gobierno Nacional, a través de la Unidad de Restitución de Tierras (URT).

Desde 1993 esta comunidad solicitó al Incora la titulación como resguardo del territorio, que les fue asignado en aquel año, producto de la reubicación que vivieron forzosamente a raíz de las presiones que, sobre su territorio y su salud, significó el avance de la extracción de carbón.

Una vez reubicados en este asentamiento, la comunidad quedó expuesta a los rigores del conflicto armado, pues la zona sirvió como corredor estratégico, utilizado por los grupos armados ilegales para controlar las rentas derivadas de las extorsiones, y de las actividades legales de extracción de recursos naturales. 

-Publicidad-

En estas circunstancias, los habitantes de la comunidad sufrieron afectaciones como desplazamientos, amenazas, intimidaciones y asesinatos selectivos contra sus autoridades tradicionales. No obstante, los indígenas no declinaron en su aspiración de obtener el reconocimiento de su territorio colectivo como resguardo indígena.

Producto de lo anterior, el 23 de junio de 2016 fue expedida la sentencia de restitución de derechos territoriales en favor de la comunidad indígena Wayúu, asentamiento Nuevo Espinal, jurisdicción del municipio de Barrancas, en el departamento de La Guajira.

La orden segunda de la sentencia en mención se refiere a la culminación del proceso de constitución del resguardo. A través del Acuerdo número 36 del 11 de diciembre de 2017, la ANT decidió titular el resguardo Nuevo Espinal, integrado por lo que antes fueron los predios Nuevo Hato, El Cerrito, Las Palmiras y Nuevo Sincelejo.

-Publicidad-