Una persecución en caliente realizada por aviones de la Fuerza Aérea obligaron a los ocupantes de una avioneta que surcaba cielo guajiro irregularmente para que aterrizara de manera inminente, haciéndolo en una antigua pista localizada en cercanía de la comunidad de Santa Rosa, en las goteras del casco urbano del municipio de Manaure.

Cuando las autoridades de Policía, Ejército y Fuerza Aérea llegaron al lugar donde se encontraba la aeronave abandonada. Se trata de la avioneta de color negro con blanco, de matrícula N4806Y y al inspeccionarla se sorprendieron al hallar en su interior 356 kilos de clorhidrato de cocaína.

La droga se encontraba repartida en 11 bultos y además, habían varias canecas de combustible al interior de la misma, eso hizo pensar a las autoridades que la aeronave haría un viaje largo y lo más probable sería a las Antillas Holandesas; finalmente la avioneta fue incinerada por las autoridades.

-Publicidad-

“Se incautó un cargamento de 356 kilos de cocaína aproximadamente, que ya se encuentran en proceso legal de judicialización y se pasó a la destrucción de la aeronave de acuerdo al protocolo establecido”, indicó general Carlos Eduardo Bueno Vargas, comandante de la fuerza aérea colombiana.

La presión de las autoridades con disparos obligaron de manera precipitada que la aeronave aterrizara, pero esa persecución en el aire ocasionó pavor entre los habitantes del municipio salífero, muchos de ellos estuvieron atento a las maniobras que se observaban en el aire.

Destacó el Alto Oficial que este es un claro ejemplo de cómo el sistema de defensa aérea “es muy efectivo y el compromiso de nuestros pilotos de estar 24 horas alerta protegiendo el espacio de los colombianos”, terminó diciendo el general Carlos Eduardo Bueno Vargas.

-Publicidad-