Una mujer de carácter y comportamentalmente correcta. Un ejemplo de mujer Guajira, por su tenacidad y principios de vida.
-Publicidad-
-Publicidad-

Esta riohachera se describe como una mujer estricta y disciplinada, pero apasionada por su trabajo, la educación, en el que ya cumple 40 años de ejercicio, pero con el que sueña con seguir ejerciendo durante los últimos años de vida. 

Es hija de Edita Frías de Bustamante, oriunda de Riohacha y Manuel Bustamante Duica, nacido en Santa Marta, quienes formaron un hogar con seis hijos, de los cuales Piedad es la cuarta de ellos.

Sus estudios de bachiller los finalizó en la escuela Normal Superior de San Juan del Cesar, título ‘normalista’ que le permitió ingresar al ejercicio docente al ser nombrada como maestra en el municipio de Manaure, un primer trabajo, que se convertiría en el inicio de su larga carrera educativa.

Cuenta que desde niña descubrió su vocación y quiso ser licenciada en Matemáticas, pero lastimosamente para esa época en La Guajira la Universidad no ofrecía dicha profesión y los recursos de sus padres no alcanzaban para estudiar fuera del Departamento.

Una mujer valiente, estructurada, amable, con carácter firme, sentimientos nobles, esa es Piedad Bustamante.
Una mujer valiente, estructurada, amable, con carácter firme, sentimientos nobles, esa es Piedad Bustamante.

Después decidió ingresar a la universidad de La Guajira, donde se tituló como Ingeniera Industrial, ya que era la carrera con mayor acercamiento a las matemáticas.

En Riohacha se desempeñó como directora del colegio Cooperativo, luego pasó a ser presidente del sindicato de Educadores de La Guajira, Asodegua, siendo la única mujer que hasta el momento ha ocupado este cargo.

Continuó avanzando laboralmente en la institución educativa Isabel María Cuesta González, donde ejerció por 15 años como rectora, obteniendo excelentes resultados, hasta llegar hace tres años a la rectoría del colegio Livio Reginaldo Fischione.

Afirma que ejercer la educación en el Distrito no es fácil, no tanto por los jóvenes, sino por los padres. “La sobreprotección que los padres ejercen hoy en día sobre sus hijos, les impide avanzar muchas veces en su proceso educativo”. Añade que su estrategia de régimen y disciplina han sido las herramientas que le han permitido obtener buenos frutos en su trabajo.

Al preguntarle qué es lo más valioso hasta ahora, de todos estos años de ejercicio, responde que, “ver convertido a mis estudiantes en profesionales y recibir de ellos afecto y agradecimiento por lo enseñado, porque ese es el resultado de la entrega, y el empeño con el que he trabajado”.

Con valores bien cimentados y disposición de servicio como eje fundamental de conducta.
Con valores bien cimentados y disposición de servicio como eje fundamental de conducta.

Aunque solo tuvo dos hijos, en este sentido, asegura que ha formado a cientos de jóvenes que a pesar de los regaños y el régimen, cuando se los encuentra en la calle, la llaman mamá.

En cuanto a su futuro, es clara en que desea seguir en esta labor. “Mi mayor deseo es terminar los últimos años, así sea de gratis, enseñando en un salón de clases” y manifiesta que si tuviera la oportunidad de regresar a su juventud, volvería a desempeñar esta profesión.

“Sin duda alguna repetiría mi historia profesional y laboral, porque esto es lo que me apasionada y lo que desde niña quise ser”, anotó Bustamante Frías.

-Publicidad-