La Riohacha de ayer. Foto twitter.com/Airadin1
La Riohacha de ayer. Foto twitter.com/Airadin1
-Publicidad-

El Distrito de Riohacha se engalana una vez más con su cumpleaños. Es mucha la historia que rodea a la capital de La Guajira. Sin embargo, su presente no es tan positivo como su pasado.

¿Está la capital del departamento de La Guajira mejor ahora que antes?

Habiendo tenido un auge como puerto de exportación, y una estrecha relación con islas del Caribe, su rezago frente a otras ciudades capitales de Colombia, ha sido muy evidente.

La Riohacha polvorienta. Esa donde los niños celebraban la llegada de la luz. Porque la luz se iba y venía; en esa época no se hablaba de la interrupción del fluido eléctrico como hoy. Ese, era un pueblo grande, donde podían caminar sus calles y no se corría peligro alguno.

Era la Riohacha donde los vecinos compartían sus artes culinarias. Una sopa, un chivito guisado o un arroz de leche, se preparaba en exceso para que pudiese ser distribuido en la cuadra. Incluso, se le brindaba a la vecina ‘bochinchera’, aún a sabiendas de que el plato sería objeto de críticas.

Era la época en que los adultos dejaban que los chicos se quitaran la ‘rasquiñita’. Una pelea a puño limpio que los mayores vigilaban como jueces de un combate de boxeo en aras de evitar que la gresca terminara en lesiones o en sangre. De hecho, las peleas eran tan sanas, que la gran mayoría de los contendores terminaban siendo los mejores amigos.

Hoy, los servicios públicos han mejorado. El fluido eléctrico es más estable que en el pasado (increíble). El agua es más constante, aunque al igual que en el ayer, no es apta para el consumo humano.

Muchas calles están pavimentadas. Pero en ellas ya no hay alegría ni confianza. En medio de tanta gente buena y trabajadora, se han camuflado una gran lechigada de pillos y sanguijuelas que viven de lo ajeno. Las calles dan miedo. Afortunadamente, los miembros de las fuerzas del orden están allí para cuidar n…………(Sin palabras).

El centro de Riohacha era lindo, místico, coqueto. Pero hoy se le ve sucio, diezmado, menoscabado, deteriorado. Contando una historia. La historia de un pueblo que no lo cuidó. Nunca hubo una protección del patrimonio histórico. Ahora sólo vemos su belleza en las fotos viejas.

¿Tendrán algo que ver los concejales y alcaldes que hemos tenido?

¿Será que no hemos ejercido bien el derecho al voto en todos estos años?

Riohacha, estés bien o mal, ¡¡¡Feliz Cumpleaños!!!

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here