Observar a los flamencos rosados, es una posibilidad si visitas la Boca de Camarones.
Observar a los flamencos rosados, es una posibilidad si visitas la Boca de Camarones.
-Publicidad-
-Publicidad-

Por estos días cuando no sabes para dónde ir y como llegar, te invitamos a que conozcas a la Boca de Camarones, un lugar hermoso que te pondrá a soñar y sacarle provecho a la vida. Un espacio para meditar, para reconciliarte con los que más quieres, Camarones, en el departamento de La Guajira es tu destino.

Allí encuentras un mar de aguas azules y playa de arena blanca. Tranquilidad, en donde tienes la oportunidad de pasear en lancha para observar muchas aves que vuelan frente a ti. Los flamencos rosados los puedes encontrar en el Santuario de Fauna y Flora de Los Flamencos.

En su travesía puedes observar cientos de estas aves que clavan sus picos en el agua buscado alimentos, las cuales se encuentran en el sector sur de la Laguna Navío Quebrado y Laguna Grande.

-Publicidad-
Pasear en lancha en aguas llanas de la Laguna Navío Quebrado y  Laguna Grande, serán momentos de nunca olvidar.
Pasear en lancha en aguas llanas de la Laguna Navío Quebrado y Laguna Grande, serán momentos de nunca olvidar.

Los Flamencos se pueden observar en el mes de marzo y a comienzos de abril, fechas que concuerdan con la Semana Mayor, se pueden observar muchas aves, en las llanas aguas del río Camarones, que tiene un área de 7 mil hectáreas, en el área protegida por Parques Nacionales.

Cuando decidas descansar, en un buen chinchorro, propio de la artesanía de la etnia wayuu y a la hora de comer, una variedad de frutos del mar tendrás a su paladar. Los precios son accesibles desde COP $15 mil en adelante.

¿Cómo llegar a Camarones?

El corregimiento de Camarones, está ubicado a 17 kilómetros al sur de la ciudad de Riohacha, en el departamento de La Guajira, norte de Colombia. Luego se dirige en vía totalmente asfaltada durante dos kilómetro hasta llegar a la costa del mar Caribe donde se encuentra la Boca de Camarones.

Su población la constituye la mezcla entre mestizos y afrocolombianos, aunque alrededor de la localidad, también se encuentran comunidades indígenas de la etnia wayuu que conservan de forma arraigada sus tradiciones ancestrales.

Los paisajes siempre serán agradables.

En este poblado habitan 3.800 personas, con una población flotante de unas 800 personas, producto de la llegada de migrantes, gente que viene con el propósito de laborar en la bananera, ubicada en el corregimiento vecino de Tigreras.

Su economía depende en gran porcentaje de los productos del mar, la ganadería y la agricultura. La gente es muy amable, dispuesta a servirle al turista y visitantes.

El servicio de transporte es económico. Con COP $5 mil por persona te llevan. El transporte es por puesto en automóviles que consigues en el mercado Viejo o en Cuatro Vías en Riohacha.