Niños estudiantes en Chorreras se convirtieron en albañiles de su escuela
Niños estudiantes en Chorreras se convirtieron en albañiles de su escuela.
-Publicidad-
-Publicidad-

Los estudiantes de la institución educativa Rural Gladis Bonilla de Gil de la localidad de Chorreras, zona corregimental de Distracción, de manera voluntaria y arriesgando sus vidas, tomaron la iniciativa de hacerle mantenimiento a varias placas que están deterioradas y que amenazan con desplomarse.

El rector del claustro de enseñanza Duman Molina aplaudió la decisión del grupo de estudiantes solidarios, la que calificó como valerosa por el solo hecho de treparse a algunas aulas de clases a realizar unos trabajos que no les corresponden asumiendo o corriendo ciertos riesgos de seguridad.

Estos mantenimientos los hacen los estudiantes, porque esas placas vienen presentando deterioros desde hace mucho tiempo, situación que es conocida por las diferentes autoridades que tienen competencia y que pueden dar solución a estos inconvenientes.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Niños estudiantes en Chorreras se convirtieron en albañiles de su escuela

Según el directivo escolar, esas placas presentan agrietamientos producidos por la humedad, porque cuando las construyeron no les instalaron tubos de desagüe por lo que las aguas se estancan y causan el deterioro.

A lo anterior, -agrega el rector-, se le suma el eterno problema de las aves caseras o palomas que anidan en los tejados y placas que, con las aguas estancadas, ese excremento ha ido creando unas capas muy gruesas originando olores nauseabundos que hacen difícil la estadía de los estudiantes en sus salones de clases.

Los estudiantes decidieron hacer lo que les corresponde a las autoridades, se treparon e hicieron algo para paliar la situación logrando evacuar mucha agua estancada y excrementos de las aves y muchos cadáveres de estas” reveló Molina.

El directivo dijo que esto hace parte de muchos compromisos incumplidos y recordó otros como la sustitución de las baterías sanitarias, muchas de las cuales están fuera de servicio mucho antes de que se presentara la pandemia por el covid-19.

Manifestó su preocupación, debido a que el numeroso grupo de estudiantes debe usar una batería de baño que existe que no está en buen estado. “Aquí no hay pupitres, los pelaos siguen recibiendo, -la mayoría-, en sillas plásticas rimax, mal sentados. Aquí reina la inseguridad porque no hay servicio de vigilancia ni de día ni de noche. Durante la jornada escolar no tenemos quien controle las salidas y entradas de personas a la institución” agregó.

El profesor, dijo que muchas veces se deben turnar en esas labores los mismos estudiantes y profesores, pero que eso no es suficiente ni es lo correcto. El docente directivo expresó que de los recientes compromisos pactados, se ha cumplido la restauración del contrato de la plataforma de notas y que está pendiente por cumplirse el compromiso que hizo el Alcalde de construir una placa deportiva para la recreación y el deporte.

Faltan así mismo una sala de profesores, un aula múltiple y un área administrativa. La biblioteca esta subdividida. “Lo que existen son cuchitriles para poder medio acomodarnos porque aquí realmente falta todo, lo que deja entrever que existe la necesidad perentoria de que se preste atención a las necesidades y se les dé solución” dijo Molina.

El maestro guarda la esperanza que en el tiempo que le falta de mandato al Alcalde y al Gobernador, esas soluciones lleguen si bien no todas, al menos en un porcentaje considerable pero que vayan llegando. “Al menos que lo hagan por los niños, por favor no seamos tan indolentes” afirmó el rector.