Esta es la planta de tratamiento del microacueducto inaugurado este sábado.
-Publicidad-
-Publicidad-

Perenska I y II y Grasamana disponen desde ahora de 15 mil litros de agua potable financiados por la Misión Guajira con aportes oficiales y del sector oficial

En medio de una temperatura de 33 °C y con pronósticos de inminentes lluvias, el presidente Gustavo Petro Urrego, inauguró una planta de tratamiento de agua de pozo profundo en una ranchería que pertenece al municipio de Manaure, donde beber agua apta para el consumo humano, era casi un privilegio de unos pocos.

El Presidente Gustavo Petro acompañado del presidente de Promigas, la presidenta del Grupo Aval, Gobernador, alcaldes de Riohacha y Manaure y otras autoridades locales y nacionales.

El evento además contó con la presencia de ejecutivos de las empresas aportantes al proyecto conocido como Misión Guajira entre los que se encontraron al presidente de Promigas y la presidenta del Grupo Aval y demás se le dio la bienvenida a otros ejecutivos de empresas que se sumarán a este proyecto con importantes aportes para el crecimiento social de estas comunidades.

La solución de potabilización de agua

La ingeniera civil Marianela Ojeda, quien estuvo a cargo de las obras por cuenta de Promigas, indicó que los beneficiados son las comunidades Parenska I y II y la ranchería Grasamana, quien venían consumiendo el agua de pozos de unos 80 a 90 metros de profundidad y esa agua no estaba sometido a ningún tipo de tratamiento.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
El presidente devela la placa en la que se establece la información de la obra desarrollada.

Ahora es pasada por procesos de desalinización con sistema de osmosis inversa y desinfección que al final la dejan entre los parámetros establecidos para el consumo humano.

En ese proceso básicamente lo que se retira del líquido son las sales y microorganismos, pero sigue con algunos minerales que son benéficos para la salud humana.

En Perenska esta planta tiene capacidad para potabilizar 15 mil litros por día con lo que se asegura la entrega de 20 litros a cada uno de los habitantes y todo el proceso se hace con energía fotovoltaica, gracias a 18 paneles solares que fueron instalados por los mismos contratistas y que están generando 10 kilowatios en condiciones de día soleado.

No cuentan con baterías para acumular energía, pues se pensó que hace parte del proceso de ahorro y en la noche no es necesario el bombeo.

El presidente habló de la importancia del agua

El mandatario de los colombianos empezó su discurso que no duró más de media hora, haciendo una ilustración sobre la importancia del agua entre los habitantes de La Guajira y criticando el hecho que según su punto de vista se presenta cuando se le ha dado más importancia a la extracción de carbón y de agua para lavar el mineral que para calmar la sed de la comunidad.

El presidente aprovechó el tiempo para su discurso que no fue muy extenso y le quedó para la foto con los nativos.

En el Gobierno del Cambio y el Gobierno de la Gente, esto no se puede tolerar, y si bien es cierto que tumbaron la iniciativa de la urgencia manifiesta con la que pretendía hacer una significativa inversión en agua, ahora lo van a hacer utilizando otros mecanismos legales.

Petro Urrego indicó que están próximos a abrir una licitación pública con la que pretenden contratar la instalación de un tubo que parta de la Represa del Ranchería y lleve el agua a los municipios del centro y norte del departamento.

Una orden perentoria a militares

Luego de expresar que en Colombia las tuberías que facilitan el transporte de fluidos son atacadas por manos criminales que le ocasionan cientos de abolladuras, hizo un perentorio llamado a los militares para que entre sus objetivos esté el de evitar que las tuberías sean atacadas o dañadas como ocurre con las tuberías de la gasolina. La prioridad para los mandos militares es que deben cuidar el agua, dijo el mandatario.